Cómo los procesos de outsourcing ofrecen nuevas oportunidades laborales en tiempos de pandemia covid-19

El COVID19 me cambió por completo mis hábitos de consumo y de vida, ahora tengo más opciones y más tiempo para otras actividades; puedo dedicarle más tiempo a mi salud o a mi formación profesional, he tenido consultas médicas virtuales, clases de cocina, instructores deportivos en línea, etc. Hay tantas opciones de servicios y todas se ven muy beneficiadas con los procesos de outsourcing, que permiten a todas las empresas rapidez para implementar planes de negocios sin generar costos fijos o aumentar los existentes pero que también han abierto nuevas oportunidades laborales..

La crisis económica provocada por la pandemia ha dejado ver la utilidad de los servicios outsourcing para las empresas: hay flexibilidad en sus procesos para adaptarse a nuevos modelos de trabajo y afrontar la nueva normalidad, abriendo oportunidades a talento humano como los adultos mayores que con su experiencia pueden aportar mucho o desarrollar teletrabajo, también a personas con capacidades especiales, etc. 

La pandemia COVID-19 ha favorecido a corto, mediano y a largo plazo a sectores y personas.  Negocios en e-commerce, entretenimiento streaming, restaurantes y servicios delivery, banca en línea, servicios educativos, etc. han despegado y le han demostrado a los consumidores que la tecnología nos facilita la vida.  Cada una de estas iniciativas crea nuevas oportunidades de servicios y productos; así como también amplía las oportunidades laborales para personas que antes podrían ser no seleccionados.

Los procesos de outsourcing ofrecen nuevas oportunidades laborales pero muchos beneficios a las empresas, es comprobado la reducción de costos, aumentar la productividad y responden más ágilmente. Ahora más que nunca las empresas deben ser más competitivas y creativas brindando más opciones para comercializarse, también el surgimiento de más emprendedores puede verse apoyado a través de los procesos de outsourcing.

En la actualidad el perfil del trabajador va a requerir gente mucho más flexible con mayor capacidad de adaptación a los cambios e imprevistos. He tenido oportunidad de entrevistar candidatos virtualmente que demostraron aptitudes y actitudes idóneas para los modelos de trabajo post COVID-19, pero estos perfiles no hubiesen sido mi primera opción hace un par de años.  

Para las compañías ahora existen nuevas políticas, leyes laborales y ética de datos pueden generar costos adicionales pero que con el modelo outsourcing son cubiertos por el proveedor. 

El futuro nos exige ser creativos y de mente abierta para adaptarnos siendo lo más positivo que se pueda, siempre existen oportunidades si las buscamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *